Ir a contenido
Como-cuidar-tu-auto

Cómo cuidar tu auto durante los meses de verano

2021-02-09

Con los días calurosos del verano sobre nosotros, las altas temperaturas pueden afectar a las personas, los animales e incluso nuestros autos. Es una de las épocas en donde muchas familias optan por comprar un auto para viajar de manera más cómoda.


No obstante, el calor extremo puede empujar a un vehículo más allá de sus límites y provocar algunas fallas si es que no sabes qué medidas son las necesarias durante estos meses. Muchos conductores pueden quedarse varados en la carretera debido al calor.


Si bien es importante preparar tu vehículo para el clima frío en invierno, no debes dejar de lado la necesidad de estar listo también para los calurosos meses de verano. Es por ello que, en el siguiente artículo de KIA, compartiremos contigo algunos consejos sobre cómo cuidar tu auto en el verano.



1. Cuida tus baterías; el calor puede acabar con ellas

La mayoría de los conductores piensan que los problemas de batería ocurren principalmente en invierno, pero el calor del verano puede afectar negativamente la batería de su auto incluso más que las temperaturas bajas.


El calor y la vibración son los dos peores enemigos de una batería, ya que pueden provocar averías internas y eventuales fallas. Si bien los conductores no pueden hacer mucho para terminar con el calor, pueden asegurarse de que la batería esté bien montada en su lugar para minimizar la vibración.


Otro problema potencial del verano es la evaporación más rápida del líquido de la batería, lo que provoca corrosión en los terminales y conexiones. Para ello, limpia cualquier acumulación corrosiva de los terminales de la batería y las abrazaderas de los cables, y asegúrate de que las abrazaderas estén lo suficientemente apretadas para que no se muevan.


Si la batería de un auto tiene más de tres años, es una buena idea que un técnico capacitado la revise y la pruebe para determinar cuánto más durará.



2. Mantén el motor y la transmisión fríos


Los motores y las transmisiones de los autos trabajan más en el verano. Y aquí es donde entra el sistema de enfriamiento en juego. Su función es proteger el motor y la transmisión del sobrecalentamiento. Además, los aditivos en el refrigerante protegen el radiador y los componentes internos del motor contra el desgaste y la corrosión.


Sin el mantenimiento adecuado del sistema de refrigeración, las probabilidades de que el motor se dañe a largo plazo y de que estropee apenas inicie el verano definitivamente aumentan. Con el tiempo, el refrigerante del motor se contamina y sus aditivos protectores se agotan. Es por eso que se debe limpiar su depósito y reemplazar el fluido periódicamente según lo recomendado por el fabricante de tu auto.


En el pasado, los refrigerantes solían requerir un cambio cada dos años o cada 30 000 kilómetros, pero la mayoría de las formulaciones modernas son válidas durante al menos cinco años y 80 000 kilómetros. Consulta el manual del propietario o el folleto de mantenimiento de tu vehículo para determinar el intervalo de servicio apropiado para él.

 



3. Presta atención a tus neumáticos


Conducir con llantas poco infladas no solo afecta el manejo y el frenado de un vehículo, sino que también puede hacer que las llantas se sobrecalienten y aumente la probabilidad de que se revienten. Este problema se vuelve aún más preocupante cuando las temperaturas de la carretera son extremadamente altas.


Como conductor, debes revisar tus neumáticos antes de cada viaje y asegurarte de que están inflados a la presión recomendada por el fabricante del vehículo, no al número moldeado en la pared lateral de la llanta. Las presiones recomendadas se pueden encontrar en el manual del propietario o en una pegatina que normalmente se encuentra en la puerta del conductor.


Algunos vehículos utilizan diferentes presiones para los neumáticos delanteros y traseros, así que asegúrate de leer todo bien. Mientras revisas la presión de las llantas, incluida la de repuesto, inspecciona las bandas de rodadura para ver si tienen la profundidad adecuada y saber si hay cualquier signo de desgaste desigual que pueda indicar un problema de suspensión o alineación.


También te interesará:
Señales que te indican que ya es hora de comprar neumáticos nuevos.



4. Asegúrate de que los niveles de líquidos sean los correctos


Los líquidos del motor son esenciales para que un vehículo funcione sin problemas. La mayoría de los fluidos no solo lubrican, sino que también sirven como refrigerantes al ayudar a alejar el calor de los componentes críticos. Cuando los niveles de líquidos son bajos, este efecto de enfriamiento se reduce y aumenta la posibilidad de sobrecalentamiento.


Debes revisar todos los líquidos del vehículo, incluyendo el aceite del motor, el líquido de la transmisión, el líquido de la dirección asistida y el líquido de frenos para garantizar de que estén a los niveles adecuados.


Si es necesario rellenar algún líquido, asegúrate de utilizar el tipo de líquido especificado en el manual del propietario.



5. Mantén fría la cabina


Mantener un entorno de conducción cómodo reduce la fatiga, que puede desempeñar un papel importante en el estado de alerta del conductor y la seguridad del vehículo. Durante el calor extremo del verano, un sistema de aire acondicionado que funcione correctamente puede ser más que una necesidad que una comodidad. Si el aire acondicionado de tu auto no mantiene la temperatura interior tan bien como lo hacía en el pasado, puede significar que el nivel de refrigerante es bajo o que hay otro problema. En caso esto ocurra, lleva tu auto a uno de los talleres autorizados de KIA para revisar e inspeccionar dicho sistema.


Hoy en día, muchos sistemas de control de clima automotriz están equipados con un filtro de cabina que evita que entren desechos externos. Si tu auto tiene este componente, asegúrate de inspeccionarlo y reemplazarlo según sea necesario para garantizar el máximo flujo de aire y enfriamiento durante los meses de verano.


Incluso con el mantenimiento preventivo adecuado, pueden ocurrir averías durante el verano, por lo que siempre es bueno tener un equipo de emergencia bien surtido en tu vehículo. Este kit debe incluir agua, alimentos no perecederos, cables de puente, una linterna con baterías adicionales, herramientas de mano básicas y un botiquín de primeros auxilios.


Esperamos que estos consejos te sean de gran ayuda y te permitan tener un verano más agradable al estar tras el volante.


En KIA PERÚ, ofrecemos sedanes, hatchbacks, camionetas SUV, Crossovers y MPV que cumplirán con todas tus necesidades de manejo. Para conocer más de los modelos que brindamos o recibir cotizaciones, comunícate con nosotros.